June 9, 2020 | En Canadá, urgen recoger datos sobre la pandemia basados en la raza.

Durante una pandemia es imperativo saber quien es el enfermo.

Las comisiones de derechos humanos de todo Canadá han sumado sus voces a las de los municipios, los defensores de la salud y los funcionarios electos que piden la recopilación de datos sobre las consecuencias de la pandemia basados en la raza.

Con esta medida se busca garantizar la protección de los grupos vulnerables en la sociedad canadiense.

Hasta este momento se registraron en Canadá un total de 96,244 casos de contagio de la pandemia, con un número de 7,835 fallecidos.

Las comisiones de derechos humanos tanto del Gobierno federal, como de las provincias y territorios afirman que la recopilación de datos sobre la pandemia sin desgloses que permitan identificar la raza de los afectados deja a los funcionarios de salud pública sin posibilidad de comprender las repercusiones del Covid-19 entre los miembros de las poblaciones vulnerables.

Ante estos reclamos, tanto el gobierno federal como el de la provincia de Ontario, la más populosa en el país, indicaron el viernes que, aunque normalmente no recogen datos sanitarios basados en la raza, ahora están comenzando a trabajar en la recolección de datos de salud en los que se incluye la etnicidad, esto como parte de su respuesta a la pandemia del Covid-19.

«Reconocemos que desde hace mucho tiempo ha habido cuestionamientos en Canadá en cuanto a la recolección de datos desagregados … es por esta razón que hace algunos años, invertimos millones de dólares en el Departamento de Estadísticas Canadá para empezar a mejorar nuestra capacidad de recolectar datos basados en la raza.» dijo al respecto el primer ministro Justin Trudeau.

El viernes en Ottawa, Trudeau también añadió que «hemos destinado una mayor financiación a las organizaciones comunitarias y a las organizaciones de base que ayudan a las personas que ya sabemos que son más vulnerables y marginadas … Pero sí, tenemos que hacer un trabajo mucho mejor en torno a los datos desglosados y eso es algo que vamos a hacer».

La ministra de Salud de Ontario, Christine Elliott, dijo que los organismos locales de salud de la provincia pueden ahora recopilar legalmente datos basados en la raza, si así lo deciden, y siempre que respeten la privacidad y la confidencialidad.

Elliot declaró que su ministerio está trabajando con la Dirección de Lucha contra el Racismo para establecer un marco más amplio a fin de recolectar esa información de manera significativa. Es algo en lo que estamos trabajando como un proyecto activo», dijo ella.

Canadá no recoge datos sobre la pandemia basados en la raza a diferencia de Estados Unidos o el Reino Unido, que han comenzado a hacerlo.

Uno de los principales expertos canadienses en las causas sociales de las enfermedades declaró la semana pasada al difusor público CBC que el fracaso de Canadá en la recopilación de datos basados en la raza sobre las infecciones de Covid-19 equivale a una discriminación por «negligencia».

«La discriminación no es necesariamente acerca de lo que se hace. A menudo se trata de lo que no se hace», dijo el doctor Kwame McKenzie, profesor de psiquiatría de la Universidad de Toronto y director general del Instituto Wellesley, un grupo de expertos que estudia los problemas de salud urbana.

El pasado viernes, Trudeau admitió que durante los primeros días del brote del Covid-19, los funcionarios de salud pública no siempre estaban recogiendo información demográfica básica, como la edad y el género de las personas que cayeron enfermas.

June 8, 2020 | Alerta por la muerte de un segundo trabajador agrícola migrante en Canadá.

Este fin de semana ha muerto otro joven trabajador migrante latinoamericano en Canadá por COVID-19.

Rogelio Muñoz Santos de 24 años, falleció el viernes 5 de Junio. Se le diagnosticó Covid 19 hace poco más de un mes. Salió del hospital y siguió teniendo muchas complicaciones. 

Según la reportera Cynthia Basulto Mejía del medio The Bridge, “el hospital regional de Windsor ha informado que un mexicano de 24 años ha fallecido por Covid19, el pasado viernes. El joven se desempeñaba como trabajador agrícola temporal, y había sido previamente ingresado al hospital Erie Shores en junio 01.

Tras este caso, se registran ya dos mexicanos fallecidos por Covid en la región en menos de una semana. El pasado sábado 30 de mayo se informó del fallecimiento de otro trabajador temporal de 31 años. 

El brote de Windsor se suma al ocurrido en Vittoria, Ontario, donde 164 trabajadores agrícolas mexicanos han dado positivo por Covid, y de ellos 7 se encuentran hospitalizados, y 2 en cuidados intensivos. Asimismo, se tiene registrado otro brote en una granja cercana a Toronto con más de 30 infectados. 

De acuerdo con información de la embajada de México, hasta el momento 300 mexicanos del Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales han sido diagnosticados con Covid19 en Canadá.

Después de los hechos ocurridos, autoridades de Ontario han informado que llevarán a cabo pruebas masivas a los trabajadores migrantes de la región. Se espera que en un periodo de 10 a 14 días se hayan revisado a 8 mil trabajadores extranjeros.

La muerte del joven mexicano de 24 años quien contrajo COVID-19 mientras trabajaba en la granja GreenHill de Leamington, Ontario, ha conmocionado a la comunidad mexicana y latinoamericana en Canadá.

Este fin de semana, familiares de Rogelio solicitaron ayuda para poder repatriar sus restos a su tierra natal en la pequeña comunidad de Monte Alegre, en el municipio de Tecpactan, Chiapas.

Al respecto, me he contactado hace unos minutos con la reportera Cynthia Basulto Mejía del medio digital The Bridge, quien amablemente nos brindó más detalles desde Toronto. 

My neighborhood.

Last Saturday, at around 10:30 in the morning, I went around my neighborhood with my bicycle and trailer to see if I could find some pieces of old wooden planks to build some trays for my vegetables.

I have planted red and green pepper and tomato seeds, taken from the very same vegetables. And it’s growing !

Around the corner I stopped at a Yard Sale that was just starting. Then I went down a couple of blocks south, then I turned right across the train track towards the river, and right again.

Since there are so many houses in the process of being demolished because is located in flooded areas, sometimes I’ve seen useless timber on the side of the street.

So this time I saw about four useless planks next to an empty house. I inspect it and obviously were rubbish. I parked my bike on the side of the planks that it was beside the house and when I was about to put them on my trailer, I saw a police car pull up in front of me.

The officer, without getting out of his vehicle, asks me if I live in the town. I answered “yes”.

I told him what I am doing: collecting some useless planks to build trays for my vegetables, and such.

The officer, a white man in his 50’s, seems to nod and asks me if I have entered the house, ready to be demolished; if I went inside the empty house.

My answer was “of course not”, that “I use my common sense” and that… “can I take those planks ?”. He says to me: “only that, you will not enter the house, understood?”

Then, he leaves.

I am used to police approaches, to their sudden presences, their racialized perceptions on me, in many parts of the world.

The question is: since in this town living many people from different parts of the world, of different races, but predominantly white, ¿who called the police on a sunny Saturday morning?

It was a white neighbor or someone of another race?

I’m bringing here Christian Mbanza’s case who was surprised when friends flagged a social media post warning about a black man breaking into a vehicle. Because the images were of him opening his own car. In his own neighborhood.

June 6, 2020 | La reflexión de Enrique Galeano. Desde Francia, en exclusiva para Omarglobal Radio.

Hoy, Enrique Galeano, quien vive en Oyonnax, Francia, a tan solo 64 kilómetros distancia de bicicleta de Ginebra, Suiza, comparte con la audiencia de Omarglobal Radio, su reflexión de fin de semana.

En su ya consolidado análisis de la actualidad paraguaya, el comunicador social valora las manifestaciones públicas del Este del país, el estado de los albergues de aislamiento y la ausencia de transversalidad en el tratamiento de la Justicia.