Soy el dueño de mi país

Cuba no existe. Tampoco Paraguay ni Canadá ni ningún otro “país”. Todo el ilusorio. Todo es relativo. Excepto la libertad. Esa es una entidad absoluta. El valor superior a todos los demás.

En el Irán de los Ayatollahs también hay una “revolución”. Y es que, además, lo llaman así.

La frase: “Justifica tus limitaciones y ciertamente las tendrás. No trates de hacerlo si no las tienes”.

En la Buenos Aires freudiana rueda el concepto “transferencia”, que es el acto de culpar al otro o pasar al presente sparring la responsabilidad de uno.De pronto alguien como yo, se halla en una dimensión de intentar justificar una posición, producto de una percepción de la historia, el entorno global y resolución de un criterio personal. No de un criterio adoptado. Que el otro pretenda insultar mi inteligencia, no es mi problema.

A mi interlocutor debo advertirle: “Mira, todo lo que me digas o dejes de decirme, pasa por 5 filtros hasta llegar al núcleo de mi personal Sentido Común. Es ahí donde decido adoptar un Criterio Personal. Si te asiento con la cabeza, no creas que estoy necesariamente de acuerdo contigo”.

Todos esos viajes y desventuras y emociones y sobrevivencias han partido de un lago que se llama libertad. Quiero decir, me conmueve más alguien quien no es libre de moverse libremente que alguien que no tiene nada para llevarse a la boca.Precisamente por eso, por la esencia de la libertad de movimiento, yo, al no ver una solución básica en Paraguay, reivindico el derecho a la huída, a la cobardía, al despojarse de ese implante que lo llaman “patriotismo”.

Cuando se fundó la Tierra, no existían los países. Ni los antagonismos generados por las ideologías y los dogmas. Cómo se entiende esto de “te limitaré tu libertad de movimiento para enaltecer tu libertad ideológica” ? Y, luego, ese mensaje que seduce en los grandes conciertos donde se habla justamente de la libertad, es la insignia de aquellos que “necesariamente” restringen la libre circulación.

Sabes porqué no he cometido yo un hecho punible que no necesariamente no hubiera querido hacerlo, en su momento ? Por el temor a perder mi libertad de viajar.

Porque soy fundamentalmente un nómade. Y, actúo por Criterio Propio que es mi país. Mi país se llama Criterio Propio Personal. Y, soy el dueño de ese territorio. Nadie, nada puede dirimir, trastocar, manosear ese territorio.

No he completado esos aproximadamente 150,000 kms a pie y de bicicleta sobre la superficie de la Tierra para permitir que algo o alguien siquiera intente manipularme.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

18 − 5 =

RELATED POST

EE a Adelaide Galeano, dsd AS PY acerca de las EM

La perspectiva de Adelaida Galeano acerca de las Elecciones Municipales de Paraguay donde y cuando la oposición al régimen devastador…

Crisis en Cuba: No al embargo, No a la prisión a cielo abierto

La insoportabilidad en Cuba es patente y los cambios radicales son urgentes. El régimen debe abrir completamente las restricciones impuestas…

Estar verdaderamente presente donde uno se encuentra

Viajando hacia Bruselas poco antes de acercarnos a la ciudad universitaria de Lovaina, recordé que conocí a alguien hace una…

Mayo 13 2021 | Imperturbable Marlene

Encontramos este lugar por casualidad como todo lo que nos pasa desde que empezamos a viajar en bicicleta. Luego de…