Zona de Riesgo.

 Media

Era predecible que las fronteras del riesgo se desplace hasta mi propia residencia. Por eso, cuando no hay nada nuevo que aplicar, sigo haciendo lo habitual: usar las mascarillas, mantener las distancias y lavarme las manos. Mis síntomas no son tácitos, de la misma manera como se habían manisfestado al menos en dos ocasiones. Mi única compensación es esa sensación de paz que me transmite la enfermera que coge mi llamada al 811. Ayer realicé la tercera llamada a este número desde que empezó la pandemia.

De cuantos meses estás-, mi tono no es habitual en Canadá, ya lo sé. Pero también ella lo sabe porque, además de caminar entre hileras de plátanos verdes, hincar el mástil en el charco para mover la embarcación entre los juncos y montarse en una moto en el centro de Luzón, todas esas cosas imaginarias que le mencionaría si quisiera, al igual que un plato de arroz blanco con pollo y ensalada al costado del estrindente tráfico de Metro Manila, con un Salama le arranco un amage de sonrisa.

Estas gentes han perdido compañeros en la batalla. Aquí, a 500 metros de distancia, no solo los residentes tienen la garganta con sabor a hierro. Al menos una docena de ellos están infectados. Y, ese e-mail del propietario de la vivienda donde habito: “Creo que estoy infectado. Intentaré no merodear por el segundo piso y usaré la masacarilla en estas próximas dos semanas”.

Mi casa es el sitio con más riesgo de mi universo. Aquí estoy, paciente e ilusionado por seguir viviendo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

eight + sixteen =

RELATED POST

Esos blancos latidos

En dias así Cuando el sol  Entibia mis pausas Salgo a dar un paseo. Voy al encuentro  De esos blancos…

El edificio

Estoy edificando mi historia personal, aprovechando estos tiempos de confinamiento. Si debo separar y clasificar mi vida en partes de…

Misterio Resuelto

Reproducción total del artículo acerca de este caso, publicado en el diario El País de España, el Miércoles 13 de…

Oct. 27, 2020 | Ideas | Capítulo 1 | El Factor X que frena al Coronavirus.

Liberalismo y civismo no tienen por qué excluirse. Civismo y responsabilidad son más bien un prerrequisito esencial para el buen…