Sep. 26 2020 | Maneras de acabar con el Planeta | Pensamientos de Fin de Semana | Juan Navidad | Capítulo 16.

Juan Navidad nos acerca hoy al precipicio de nuestras vidas, el Fin del Mundo, nuestro apocalipsis existencial, poniendo el acento a esa generación “D” de “destrucción”, políticos, empresarios, nosotros, que, de una u otra forma, hacemos todo lo humanamente posible para complicarnos y auto-destruirnos.

La degradación ambiental, el crecimiento industrial desbocado, el declive de los valores éticos, la creación ilimitada de necesidades, la Gran Evasión a caballo del Internet. No hay Corovirus que nos intimide o que nos ponga límites, puesto que no tenemos idea del límite.

Las insaciables economías de escala buscan costes marginales cada vez más bajos para cada unidad adicional fabricada, abstrayéndose de las consecuencias nefastas para el Medio Ambiente. Es un modelo ruinoso para la casa donde todos vivimos: NUESTRO PLANETA. Una economía sin piedad, que toma prestado de la naturaleza y de la humanidad sus bienes sin intención de saldar la deuda, “ya lo solucionarán los que vienen detrás”…

La desescalada apresurada, a presión, que inyectó la Derecha, fundamentalmente, ahora está generando una nueva ola del Coronavirus, aún más lacerante y con un altísimo coste en la Sanidad Pública.

La gente está angustiada porque se ha ido adhiriendo de necesidades. Esas necesidades crean otras y otras, y así sucesivamente. Nada parece suficiente. El planeta nos está enviando señales más que evidentes para que nos demos cuenta. Pero no. La estupidez humana, más que la condición humana, no tiene límites.

Las Maneras de Acabar con el Planeta, el tema de este Capítulo 16 de Pensamientos de Fin de Semana, su título, como que nos ofreciera un amplio menú de cómo suicidarnos.

Pero esa lánguida sensación de esperanza, que es lo último que se pierde, brotan aquí, allá: hay seres humanos, sí, que impulsan la idea del límite, la eco-innovación, el eco-diseño, la sostenibilidad, la independencia alimentaria, el transporte que no contamina, el uso de la bicicleta…

Hay incertidumbre, mucha incertidumbre por el futuro. Quien sabe lo que va a pasar en el 2030, de aquí a diez años. La tendencia apunta a que estaremos peor.

Y, si nos equivocamos ?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

15 + 12 =