July 31, 2020 | Canadá endurece restricciones fronterizas | Coronavirus.

La Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá está endureciendo las reglas para los estadounidenses y otros ciudadanos extranjeros que viajan por el oeste de Canadá en el camino a Alaska, para evitar la propagación de COVID-19.

A partir de este viernes, los extranjeros que viajen a Alaska con fines no discrecionales solo podrán ingresar al país a través de cinco cruces fronterizos en el oeste de Canadá.

A cada visitante se le permitirá un “período de estadía razonable” para realizar el viaje, pero se limitará a seguir “la ruta más directa” a Alaska, según un comunicado de prensa de la Policía Fronteriza. 

Deben evitar todos los parques nacionales, sitios de ocio y actividades turísticas en el camino, y deben informar a los oficiales de la frontera canadiense cuando abandonen el país.

A cada conductor se le dará una etiqueta adhesiva para colgar de su espejo retrovisor “como prueba de que está en cumplimiento del mandato”, dice el comunicado de prensa. Esa pegatina incluirá la fecha en la que deben abandonar Canadá.

El primer ministro de la Columbia Británica John Horgan, elogió las nuevas reglas en un comunicado -ayer jueves-, agradeciendo al gobierno federal por escuchar las preocupaciones de las personas que viven en su provincia.

“Esperamos con ansias el día en que nuestras fronteras estén abiertas y podamos dar la bienvenida a viajeros de todas partes, pero aún no hemos llegado ahí”, dijo.

John Streicker, ministro de servicios comunitarios de los territorios del Yukón, calificó las nuevas reglas como “una gran noticia”.

“Realmente alentamos esto”, dijo. “Muchas de las conversaciones que mantengo con los Yukoneses se refieren a preocupaciones sobre los estadounidenses en tránsito y cómo asegurarse de que esa situación sea más segura”.

En este momento, a los estadounidenses se les permite 24 horas para conducir a través de Yukón en su camino hacia o desde Alaska, y se les exige que se apeguen a la ruta designada.

Sin embargo, ha habido preocupaciones de que algunos viajeros no siguen las reglas. El miércoles, el primer ministro de Yukón, Sandy Silver, dijo que los funcionarios territoriales han recibido cientos de quejas sobre personas que violan las restricciones de COVID-19, y muchas de esas quejas son sobre viajeros de fuera del territorio.

Streicker dijo que las nuevas reglas de la Aduana Canadiense facilitarán el seguimiento de las personas que entran y salen del Yukon y Canadá.

Las reglas establecen que cualquier persona que viaje a Alaska debe cruzar únicamente en uno de los siguientes puestos de frontera:

Abbotsford-Huntingdon (Cbia. Británica)

Coutts (Alberta)

Kingsgate (Columbia Británica)

North Portal (Saskatchewan)

y

Osoyoos (Columbia Británica)

También se les entregará un folleto explicando que mientras viajan por Canadá, deben:

Evitar el contacto con otros.

Permanecer en su vehículo siempre que sea posible.

No parar, excepto cuando sea necesario.

Practicar el distanciamiento físico.

Pagar por el combustible en la terminal del surtidor.

Usar el drive-thru para pedir comida.

Usar la mascarilla o cubrebocas.

Y,    ……………..  

Practicar una buena higiene en las áreas de descanso.

El incumplimiento de las reglas podría dar lugar a multas de hasta 750,000 dólares y seis meses de cárcel. Si un viajero causa una situación de riesgo de muerte inminente o daños corporales graves al violar las reglas, las posibles consecuencias podrían ser tan graves como 1 millón de dólares en multas y tres años de prisión.

La frontera entre Canadá y Estados Unidos ha estado cerrada para viajeros no esenciales desde el 21 de marzo debido a la pandemia de COVID-19. Durante todo ese tiempo, a los viajeros estadounidenses se les ha permitido conducir a través de Canadá en su camino a Alaska para sus fines necesarios, incluido el trabajo y el traslado a su residencia principal.

Se les ha obligado a traer documentación que demuestre los motivos de sus viajes a través de Canadá.

A medida que el número de casos y muertes de COVID-19 ha aumentado en los EE. UU. en las últimas semanas, ha crecido la indignación en muchas partes de Canadá por la presencia de automóviles con placas estadounidenses en algunas comunidades.

Los automovilistas con chapas estadounidenses dicen que han sufrido vandalismo y hostigamiento por parte de canadienses, convencidos de que son americanos ilegalmente en Canadá quienes potencialmente podrían propagar el coronavirus.

Hay varias razones legítimas por las cuales los conductores de automóviles con placas de EE. UU. podrían estar en Canadá: podrían ser trabajadores esenciales, tener una familia inmediata en Canadá o ser ciudadanos o residentes canadienses.

Según los nuevos datos aduaneros, más de 10,000 ciudadanos estadounidenses fueron rechazados en la frontera canadiense durante la pandemia, y casi la mitad de ellos esperaban ingresar a Canadá para comprar, hacer turismo o simplemente para divertirse.

Hace un par de meses, alguien ha posteado este mensaje en su Facebook: Hoy escuché de una amiga que publicó una situación muy inquietante que está ocurriendo en Banff y potencialmente en todo Canadá. Ella es una mesera en un restaurante recién inaugurado en Banff y fue a servir una mesa de cuatro. Les preguntó de dónde venían y se sorprendió al escuchar que eran de TEXAS! Para unas vacaciones! 

Ella les preguntó cómo llegaron a Canadá cuando las fronteras están cerradas para los visitantes. Ellos respondieron que usaron un subterfugio: Le dijeron a la patrulla fronteriza que conducían a Alaska. Los dejaron entrar. Ahora deambulan por Banff, sin máscaras, sin distanciamiento, sin cuarentena de 14 días… También hubo otro incidente similar, la misma triquiñuela utilizada para otro grupo de visitantes de Seattle. Esto es más que alarmante!

La frontera entre Canadá y Estados Unidos está actualmente cerrada al tráfico no esencial hasta el 21 de agosto.

Desde Quebec, en exclusiva para RLI-PY, les reportó Omar Ruiz-Diaz. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

one × 3 =