July 9, 2020 | El frío y la pandemia no perdonan a las abejas en Alberta, Canadá.

Los apicultores canadienses sufrieron grandes pérdidas de abejas durante el invierno y se vieron afectados por un comienzo de temporada frío y húmedo en abril. Si a eso se le agrega que no han podido reponer su suministro de abejas debido al cierre de las fronteras y que tienen menos mano de obra de trabajadores extranjeros temporales, el cuadro de la situación no presagia nada bueno para el futuro de la industria apícola canadiense. El gobierno creó un programa de ayuda.

Los expertos en la industria apícola temen que el año 2020 sea muy difícil para la población de abejas y los apicultores.

Según la Comisión de Apicultores de la provincia de Alberta el clima más frío de lo normal del invierno pasado tuvo un efecto devastador en la población de abejas llevando a la pérdida de entre 50.000 y 60.000 colmenas.

La pandemia mundial de COVID-19 también ha tenido un impacto, ya que ha afectado a varios sectores clave de la industria.

Connie Phillips, directora ejecutiva de la comisión recuerda que cuando el gobierno federal cerró las fronteras a mediados de marzo debido a la pandemia, la medida causó serios problemas para los apicultores que reciben del exterior paquetes de abejas y reinas que traen consigo algunos de los trabajadores extranjeros temporales que vienen a trabajar en los colmenares.

Aunque el gobierno federal había autorizado el ingreso de trabajadores extranjeros, su número descendió de manera significativa por la pandemia en sus propios países y por las prohibiciones de viajar al exterior.

El trabajo con abejas requiere de mucho conocimiento y cuanta más experiencia, mejor. Los trabajadores tienen que ser capaces de identificar a una reina en una colonia de 40 a 60 mil abejas, por ejemplo.

Muchos de los trabajadores extranjeros vienen desde Managua, en la primavera que es el momento crucial en el que las abejas se reproducen.

El Consejo Canadiense de la Miel, para evitar pérdidas sustanciales a la agroindustria organizó un vuelo chárter a Managua, donde decenas de trabajadores cualificados abordaron el viaje con destino a los colmenares canadienses en la segunda semana de abril.

Pero muchos de ellos y de otros países no pudieron hacer el viaje, dejando a la industria con serios problemas de escasez de mano de obra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

4 − 4 =