July 6, 2020 | Bancarrota, despidos masivos y mediocridad. El Circo del Sol ha perdido su norte ?

Las peores bajas de la pandemia del Coronavirus, económicamente hablando, son los grandes espectáculos en directo. Esta vez le tocó al legendario Circo del Sol, en la cuerda floja financiera desde hace muchos años.

La compañía de entretenimiento con sede en Montréal, Cirque du Soleil Entertainment Group, que organiza seis espectáculos en Las Vegas, ha tenido problemas para mantener su negocio en funcionamiento en medio de las restricciones del Coronavirus que comenzaron en marzo, y se ha visto obligado a despedir a aproximadamente el 95% de sus trabajadores y a suspender temporalmente sus espectáculos.

“Con cero ingresos desde el cierre forzado de todos nuestros espectáculos debido a la COVID-19, la gerencia tuvo que actuar de forma decisiva para proteger el futuro de la compañía”, dijo el director ejecutivo Daniel Lamarre.

El 29 de junio se declaró en quiebra al acogerse a la ley canadiense de Acuerdos y Acreedores de Empresas. Un día después, la Corte superior de Quebec autorizó el blindaje al menos hasta el 10 de julio. A ello se sumó el anuncio del despido definitivo de 3.480 personas.

Asimismo, los directivos hicieron público un principio de acuerdo con los actuales dueños para reestructurar y relanzar la firma, aunque otros grupos podrían mejorar la oferta.

En 2019, el Circo generó ganancias por más de 155 millones de dólares. Lamarre dijo entonces que la compañía gozaba de buena salud financiera. Pero eso era antes de la pandemia y ya había mar de fondo en sus cuentas.

En 2015, Guy Laliberté, uno de sus fundadores, vendió el 55% de las acciones a la estadounidense TPG Capital, el 25% al fondo chino Fosun y el 10% a la Caja de Ahorros e Inversiones de Quebec. La operación alcanzó los 1.500 millones de dólares. 

La Caja adquirió el 10% restante en febrero pasado. A finales de 2014, la deuda de la empresa era de 253 millones. Desde entonces, la compañía ha invertido en renovar salas y en la compra de espectáculos. Sin embargo, la principal causa del incremento de la deuda tiene que ver con su propia adquisición por parte de TPG y Fosun. 

“El Circo fue comprado por el capital riesgo. Pusieron cierto capital y el resto lo convirtieron en deuda de la empresa”, comenta Louis Hébert, de la Escuela de Altos Estudios Comerciales de Montreal. 

“Pensaron que los ingresos serían constantes para pagar deuda e intereses, generar crecimiento y contemplar su venta más adelante o su salida a Bolsa, pero llegó el cisne negro en forma de virus”.

El Circo pidió prestados otros 50 millones de dólares a principios de mayo y solicitó los servicios del Banco Nacional para estudiar distintos escenarios. Después, el Gobierno de Quebec ofreció un préstamo de 200 millones bajo ciertas condiciones. Por ejemplo, que la sede social permanezca en esta provincia canadiense y un derecho de adquisición de las acciones de TPG y Fosun.

De acuerdo con el plan de reestructuración, los dueños actuales del Circo inyectarían 300 millones (100 millones de sus bolsillos y 200 millones del préstamo gubernamental). La oferta incluye también 20 millones para apoyar a trabajadores afectados y contratistas. Los acreedores recibirían 50 millones de deuda no garantizada y el 45% de las acciones. Según explicó Lamarre, la deuda quedaría en 250 millones y la sede seguiría en Montreal.

Lamarre señaló que este plan marca la oferta mínima a poner sobre la mesa y que hay otros cinco grupos interesados. Medios canadienses e internacionales han barajado algunos nombres. Por ejemplo, una división de Goldman Sachs y la firma Live Nation. Otro nombre que figura en las quinielas es Québecor, el grupo de comunicaciones más importante de Quebec. 

Catalyst Capital, con sede en Toronto, aparece como un jugador decisivo en el tablero, ya que es el principal acreedor del Circo del Sol. Adquirió en marzo alrededor del 80% de la deuda garantizada por la mitad de su valor.

Gabriel de Alba, director gerente y socio de Catalyst comenta: “Nuestra oferta es al menos tres veces superior a la oferta actual. Somos los únicos capaces de reducir la deuda bajo nuestro propio criterio, aportamos dinero fresco y no necesitamos el préstamo gubernamental, que después de todo es dinero de los contribuyentes. La sede social no se movería de Montreal y dejamos la puerta abierta al diálogo con los empresarios quebequeses. Nuestra oferta reconoce la importancia cultural del Circo del Sol para Quebec”.

En sus comentarios públicos en las últimas semanas, Lamarre ha atribuido todos los problemas financieros del Circo del Sol, a la pandemia de COVID-19. Todos los espectáculos de Circo en todo el mundo fueron cancelados debido a la pandemia, pero los documentos judiciales subrayan que ha habido grandes problemas financieros durante años.

… Desde Quebec, en exclusiva para Radio Libre Internacional de Paraguay, les reportó Omar Ruiz-Diaz …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1 × three =