May 11, 2020 | Las remesas se resienten enormemente en todo el Mundo.

Cada año, los trabajadores que migran a Canadá envían unos 30.000 millones de dólares a sus familias. La crisis económica provocada por COVID-19 amenaza seriamente esos ingresos.

La pandemia está castigando por doble: por un lado a los trabajadores que pierden sus empleos, por el otro, a sus familias que dejan de recibir parte de ese sustento financiero.

Y la mala noticias es que el Banco Mundial predice que las remesas mundiales se desplomarán en un 20 por ciento en 2020, “el descenso más intenso de la historia reciente”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

two × 2 =